De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

sábado, 10 de agosto de 2013

TESTIMONIO DEL SEMINARISTA JESÚS SUAREZ SOBRE LA JMJ RÍO 2013





Lo de Dios, provoca adoración silenciosa. Cuando uno se para ante el misterio, ante las cosas de Dios, ve y descubre que es Dios en verdad el que sale al encuentro de uno. Fue un Dios que me invitó a celebrar ante miles de Jóvenes, el misterio de la fe, y fue así un redescubrir la ternura y el cuidado de Dios para conmigo.

Descubro ahora, en el intento de describir esta experiencia de Jornada Mundial, momentos claves y fuertes. El haber compartido la jornada con un grupo de personas de mi ciudad, de mi parroquia, donde participaba desde pequeño; la confianza y ese vivir juntos de nuevo y celebrar las cosas de Dios; personas que fueron catequistas, compañeros de grupo de jóvenes, personas cercanas. También fue muy lindo el compartir con hermanos de otras diócesis del Uruguay. 


Nos acompañaban en el viaje hermanas de la familia Miriam, incardinadas en San José, en la Parroquia de villa Rodríguez, fueron para mi signo de Jesús, su presencia alegre y discreta que nos iban robando el corazón, acompañando, con la oración, cantos, sonrisas.

Para mí, la experiencia de la Jornada fue ver a toda una familia reunida en torno a una mesa, con las ansias y las ganas de darle sentidos a sus vidas, de conocer más a ese Jesús que sana heridas, es una iglesia que me da esperanza, es un Dios que llenó de esperanza mi vida. 

Ser conscientes de que somos muchos y que estamos juntos, fue muy emocionante el estar con tantos hermanos celebrando al Dios de la vida.


El compartir con personas concretas, charlas, conversaciones, el vivir juntos la jornada, vivir juntos a un Dios que sigue saliendo al encuentro de uno, que le dice sí a la vida de uno, que no se cansa, que ansiosamente nos busca, a pesar de nuestras triples negaciones, darle vuelta la cara, ponerle la espalda, cada día es fiel a lo que nos habló, nos sigue regalando su amor por medio de los hermanos, y en el mismo sacramento de la Eucaristía que se hace frágil y callado, manipulable.





Considero esta jornada, como regalo inesperado de Dios, ya que se me posibilitó la ida una semana antes de la fecha establecida, lo cual fue un acomodar horarios, salir también de la comodidad de las vacaciones. En verdad flor de regalo nos hace Dios a cada momento, el descubrirlo como lo que es, nos hace mas conscientes de su amor, y de la respuesta.

El colaborar entre nosotros fue algo para mi realmente emocionante, el mirar la necesidad del hermano, y regalarle una mano, un hombro. A cada instante se fueron dando situaciones donde se olía a Jesús, se respiraba un aroma de fraternidad. 

Considerando otro momento fuerte en cuanto a la experiencia de la Jornada, fueron así las palabras del Santo Padre, su cercanía su ministerio, y su sencillez. Que robaba el corazón de todos los allí presentes, nos hablaba como un amigo, con palabras entendibles, que tocan nuestra realidad, y cotidianeidad.

Linda experiencia de un Dios joven, alegre, y comprometido con mi vida. Un Padre que me conoce, y me habla al corazón, a lo más sensible de mi historia, un Dios que me dice, que me ama incondicionalmente e irreversiblemente, me dice que no tema.

Y el papa Francisco, nos invita a que le hagamos a Dios una pregunta, ¿Qué quieres que haga, Jesús? ¿Qué quieres que haga de mi vida?

2 comentarios:

  1. Queridos hermanos mios, les escribo para compartir la alegria que me dan... no se imaginan cuanto hubiera querido haber podido estar en la JMJ con ustedes,soy uruguaya pero vivo en el exterior y estoy orando mucho por toda la Iglesia Catolica en el uruguay y para que comiencen a propiciarse muchas vocaciones...
    Los felicito por el rotundo SI que le han dado al llamado de Dios y los aliento desde aqui a que SIGAN CON ANIMO , a sabiendas que estan siguiendo al DIOS VERDADERO , DIOS VIVO que es INFINITO AMOR , INFINITO PRESENTE.
    Una vez mas, les repito ANIMO !!!!!! y muchas gracias porque ese SI al llamado sacerdotal, es beneficio a la humanidad entera.

    Reciban un abrazo en la paz de Jesus resucitado, cordialmente

    Sylvia Lorenzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus hermosas palabras que nos dan mucho ánimo. Rezamos por ti y agradecemos tus oraciones.
      Que Dios te bendiga.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.