De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

viernes, 3 de mayo de 2013

TESTIMONIO VOCACIONAL: LUIS FERRÉS


Mi vocación al sacerdocio nació como respuesta a la experiencia de sentirme profundamente amado por Dios.

Tuve la gracia de nacer en una familia católica, integrada a una comunidad parroquial, por lo que desde niño fui formado en la fe, lo que sin duda preparó mi corazón para el camino que más adelante empezaría a recorrer.

Si bien creía en Dios, al principio mi corazón no era completamente de Cristo. Es así que buscaba realizarme y alcanzar la felicidad, muchas veces, dejándolo de lado.

Pero un día, por gracia Suya, pude vivir y comprender que fuera de Él lo que lograba era un vacío interior. Y así, decidí abandonarme en Él y abrirle enteramente mi corazón.  

Esto, ciertamente, fue importantísimo y fundamental en mi camino de fe, ya que rápidamente el Amor de Dios entró con fuerza a mi Vida.

Al recibirlo, experimenté de manera nueva cuán grande era Su Amor por mí y empecé a tomar conciencia, cada vez más, de toda la gracia que continuamente derrama sobre nosotros. Y al sentirme amado y agradecido de esa manera, encontraba la verdadera felicidad y experimentaba gozo, alegría y paz. Es así que quise ofrecerle toda mi vida como respuesta a Su Amor totalmente gratuito hacia mí.  

Al poco tiempo, descubrí que Él me llamaba a realizar esta entrega a través del sacerdocio. Donde podría dar testimonio y compartir con los demás este Amor que me hacía feliz, sirviendo a mis hermanos principalmente a través de Su Palabra y de los Sacramentos.

Por eso, actualmente me encuentro en el seminario formándome para recibir esta gracia tan grande que es el sacerdocio ministerial.

Reconozco que solo podré transitar este camino si me abro a Él y lo dejo actuar en mí, por eso cada día intento seguir cultivando mi vocación, para permanecer siempre fiel a Cristo.

1 comentario:

  1. Amigo Luis Ferrés,
    Qué Don el sentirse amado de esa forma por Dios!
    Que Dios, que te ha llamado siga contigo en cada uno de tus pasos, y te enseñe a ser testimonio de su Amor para los demás.
    Te animo a que reces para que más jóvenes seamos llamados a entregarle la Vida
    en el sacerdocio, o en la vida religiosa.
    Y para que más jóvenes podamos responder generosamente a su Amor infinito.
    Un gran abrazo en Cristo,
    Marcos R. Núñez
    Diócesis de Minas.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.