De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

martes, 5 de marzo de 2013

Vía Crucis 28/02/2013


Para vivir con intensidad este tiempo cuaresmal, buscando contemplar el misterio de la Cruz; en la noche del pasado jueves 28 de febrero, reunidos todos en comunidad, tuvimos la gracia de poder rezar el Vía Crucis. 

El mismo fue preparado por la comunidad de cuarto de teología, a quienes les agradecemos este gesto, ya que nos permitieron acompañar de una manera muy especial a Nuestro Señor Jesús en su camino hacia la Cruz.

Para rezar el Vía Crucis utilizamos buena parte del espacio que disponemos en el seminario. Comenzamos en el jardín y durante el recorrido fuimos ascendiendo hasta rezar el momento de la crucifixión en la terraza del seminario, por lo que subimos cuatro pisos, y así, pudimos disponernos a vivir mejor la dimensión de ascensión del camino de Jesús hacia Jerusalén y hacia el Calvario. Luego volvimos a descender hasta la capilla donde contemplamos la última estación, la sepultura del Señor.

Para contemplar cada estación, además de la Palabra de Dios, utilizamos las imágenes del Vía Crucis del padre Ricardo Ramos, meditaciones de grandes místicos como la madre Teresa de Calcuta y el papa Juan Pablo II, y contamos con animación musical. Es así que logramos un ambiente muy especial en el que pudimos disponer nuestros corazones para acoger el misterio de Cristo.

Agradecemos a Dios porque ha sido una experiencia muy edificante para todos; ya que en la Cruz, mirando a Jesucristo crucificado, contemplamos el verdadero Amor, Amor de entrega, el Amor de Dios. Porque a través de la contemplación del verdadero Amor nos vamos preparando para el ejercicio de la caridad, tan grande e importante para nosotros y para nuestro futuro ministerio.

En esta caridad oramos por todos ustedes, para que también puedan recibir con docilidad la redención del Señor, con la certeza de que a través de la Cruz alcanzaremos la bienaventuranza eterna.
Haga click aquí para ver más imágenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.