De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

sábado, 23 de febrero de 2013

Testimonio sobre la peregrinación a la Virgen del Verdún.


Cada comienzo de año, la comunidad del seminario le ofrece a Dios por intercesión de María la vocación de cada uno de quienes lo integran, para que Ella como Nuestra Madre y Fiel discípula de Su Hijo nos ayude a fortalecer y hacer crecer nuestra relación con Él, Cristo Nuestro Maestro.

Es así que el pasado domingo, 17 de febrero del 2013, peregrinamos hacia Minas, Uruguay, donde se encuentra el cerro donde se venera la imagen de Nuestra Señora del Verdún. Partimos desde el seminario a las 7:30 de la mañana junto a nuestro nuevo Rector Mons. Milton Tróccoli y los formadores Fredy Pérez y Luis Eduardo González.  Al momento de partir se podía percibir el entusiasmo de todos nosotros, agradecidos por el día que íbamos a compartir juntos, tanto la nueva comunidad de Introductorio, como las comunidades de Filosofía y Teología. 

Al llegar a Minas nos dirigimos en primer lugar a la Catedral de Minas, donde celebramos la Eucaristía a las 10 de la mañana. La misma fue presidida por Mons. Jaime Fuentes, obispo de dicha diócesis, a quién agradecemos su amabilidad. Como cada Misa, ésta fue muy especial para nosotros ya que pudimos fortalecer nuestra comunión con Cristo y con toda la Iglesia. La celebración se vivió en un clima de oración, acción de gracias y adoración a Jesucristo, Sacerdote Eterno, Quién nos invita a configurarnos con Él.

Culminada la Eucaristía nos dirigimos hacia el Cerro del Verdún, al que ascendimos a pie fortalecidos por el rezo del Rosario. A través de esta sencilla y profunda oración María nos guiaba en la contemplación del Misterio de Dios. Luego del esfuerzo por subir hasta la cima, recibimos un gran regalo ya que pudimos contemplar al Creador en Su Creación con la hermosa vista que se nos ofrecía. Y allí mismo, frente a la imagen de Nuestra Señora del Verdún,  dimos gracias a la Virgen y a Dios por las gracias derramadas sobre nosotros y ofrecimos todo lo que está por venir. Luego, cada comunidad se tomó algunas fotos como recuerdo de tan lindo acontecimiento.

Luego de descender, alrededor del mediodía, empezamos a preparar el asado, una de las comidas tradicionales de nuestra patria. Y mientras tanto compartíamos charlas y juegos, en un ambiente de mucha paz. Almorzamos agradeciendo a Dios Quién siempre nos provee de lo que necesitamos, y luego de acomodar las cosas partimos de vuelta hacia el seminario.

Sin lugar a dudas fue un compartir que nos enriqueció a todos, tanto espiritual como comunitariamente, en nuestra formación como discípulos del Señor Jesús. Le damos gracias a Dios y a la Vírgen por tantas gracias que nos regala y oramos para que todos podamos vivir alegres en comunión con Dios y con nuestros hermanos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.