De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

martes, 8 de noviembre de 2011

Admisión del seminarista Germán Celio.


Compartimos el testimonio de nuestro hermano, Germán Celio, con motivo de su admisión al Orden Sagrado, el pasado 30 de octubre, en Dolores.

Jesús se volvió y, al ver que le seguían, les dice: "¿Qué buscan?" Ellos le respondieron: "Rabbí - que quiere decir "Maestro"- ¿dónde vives?"
Les respondió: "Vengan y lo verán." Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima. (Jn 1, 38-39)

Con esta palabra, reflexionábamos junto a los adolescentes el domingo 30 de octubre pasado, en la Jornada Diocesana en Dolores. En ella viví la alegría de ser admitido a las Sagradas Órdenes por parte del Obispo.  Fue un momento de intensidad, de paz, de alegría, en una Eucaristía, vestida de color, de música, de entusiasmo.
Como un regalo de Dios, voy renovando el sí con mayor firmeza, y en este caso con un gesto exterior, decir Sí quiero, al Obispo y en él a la Iglesia de Mercedes.
Me encuentro dentro de este camino de formación, cursando el segundo año de la Teología, el sexto del Seminario.
Cada vez que vuelvo a decir sí, surge en mi la necesidad de afianzarme en el camino recorrido, y en él se muestran muchos rostros de personas que han sido puntales, tanto en el camino de discernimiento previo al Seminario, como en el camino de formación: el Obispo, sacerdotes, diáconos, laicos, y especialmente los adolescentes y jóvenes con los que vengo compartiendo desde hace diez años en diferentes parroquias. Actualmente, acompaño en la actividad pastoral de los fines de semana, a la comunidad de Rosario. También ha sido muy importante en este camino mi familia, con su testimonio y con su apoyo, que han ido madurando en estos años, me han mostrado también la alegría y el amor.

Vengan y lo verán, es el llamado que nuevamente Jesús me hace hoy, y me invita a quedarme con Él. A permanecer en Él, como los sarmientos en la vid. Permaneciendo en Jesús, dejándome podar por el viñador, ofreciéndole los frutos que a Él le pertenecen, encuentro la plenitud de mi vida, y esa es la vida que quiero compartir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.