De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

jueves, 19 de mayo de 2011

Jornada de oración por las Vocaciones.

Jornada de Oración por las Vocaciones: el Papa afirma que seguir a Cristo requiere compromiso y dedicación y la propuesta de seguirle, dando la propia vida, puede parecer demasiado difícil





Domingo, 15 may (RV).- “Que cada iglesia local sea cada vez más sensible y atenta a la pastoral de las vocaciones, educando a diversos niveles, familiar parroquial y asociativo especialmente a los jóvenes”. Lo escribe el Papa en su Mensaje para la 48 ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que se celebrará hoy en todo el mundo. Detrás de cada vocación al sacerdocio o a la vida consagrada hay un coloquio íntimo y personal con Jesús, un contacto constante con Él. Pero sobre todo, subraya Benedicto XVI, existe la oración de las familias, de las parroquias, de toda la comunidad. Incluso Jesús como nos cuentan las páginas del Evangelio, -afirma el Santo Padre- antes de llamar a sus discípulos a seguirlo, pasa la noche rezando, se pone a la escucha para conocer la voluntad del Padre”.

"Es una propuesta, comprometida y exaltante, la que el Señor hace a los que dice: “Sígueme”, afirma el Pontífice, en el Mensaje para la Jornada Mundial de oración por las Vocaciones”. “Con esta palabra, -señala-, les invita a entrar en su amistad", pero sobre todo los insta a salir, "más allá de su voluntad cerrada, para sumergirse en otra, la de Dios". También hoy, escribe el Santo Padre, seguir a Cristo requiere compromiso y dedicación, especialmente cuando otras voces parecen sofocar y acallar la voz del Señor, y la propuesta de seguirle, dando la propia vida, puede parecer demasiado difícil.

Por ello, escribe el Papa, “es necesario alentar y sostener a aquellos que muestran claros signos a la llamada a la vida sacerdotal y a la vida religiosa”. De ahí la exhortación a todas la iglesias locales, para que sean “más atentas y sensibles en el cuidado pastoral de las vocaciones, en la educación de los niños y a las niñas a cultivar la amistad con Dios y a hacerles comprender que la adhesión al plan del Señor no aniquila o destruye a la persona, sino que al contrario, la enriquece”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.